ESTUDIANTISMO - MANGANISMO - ZUBELDISMO - BILARDISMO - SABELLISMO

.

.

La fe de Carrillo y las manos de Hilario


Por Marble Arch
(Envidiado Especial)

La marea albirroja inunda los jardines del Parque Centenario. Y sus canciones triunfales, a la salida del mítico estadio donde dos grandes del fútbol mundial libraron épicas batallas en los años sesenta, celebran el pasaje a una nueva fase de la Copa Sudamericana. El Pincha acaba de ganar por penales, desatando la locura en las seis mil almas presentes en la Tribuna Colombres; y su arquero Hilario Navarro, de ganarse el corazón de esa gente al desviar tres disparos en la definición de doce pasos.

Antes, un partido que parecía a pedir de boca para el local, porque aprovechaba la dormidera del León para madrugarlo de vivo, por la experiencia de sus hombres, y se iba al descanso con un 2 a 0 exagerado para en un trámite parejo. Pero el Manya generaba peligro por los wines, y tras una de las tantas infracciones de Leo Jara se puso en ventaja con un cabezazo. Y casi a los 45’ la ampliaba con un golazo de Rodríguez, cruzándosela alta a Hilario luego de un dribbling en el área, en una suerte de baldazo frío para el Tetra.

Esa primera mitad del Pincha, con arranques elegantes de Correa, buenas escaladas de Auzqui por la derecha y el tesón de Gil Romero en el centro, merecía algo más. Sin embargo, Vera –estruendosamente insultado por los carboneros- era una sombra, Román Martínez no lucía fino, a Carrillo lo anticipaban mucho, y el mismo Auzqui desperdiciaba las dos más claras, al tirar muy pasado para Guido un centro de gol tras la mejor jugada colectiva, y al desperdiciar el empate eligiendo el remate fuerte cuando tenía dos compañeros para empujarla bajo el arco. Además, en la actitud general y ayudado por la complicidad de un juez localista, Peñarol había puesto ese cachito extra –fundamental en partidos de copa-, para robar muchas pelotas divididas e imponerse en los mano a mano.

La segunda etapa mostró el despertar de Estudiantes. Y de su parcialidad, reemplazando anodinos cantos alucinógenos (la merca/me gusta… delirado por el faso y el alcohol… fumando marihuana y tomando vino…), más propios de un recital de reggae, por viejos temas coperos de guerra. Y aunque Pellegrino erró la variante –era Cerutti por Vera y no por Auzqui-, el desgaste de los ‘45 iniciales le empezó a pasar factura a la veteranía de varios uruguayos. Entonces, ELP lo fue acorralando.

Hubo una atajada fundamental de Navarro, evitando el 3 a 0 al rechazar el zurdazo de Zelayeta que se metía a media altura, después de llevarse a pasear a Schunke por la punta izquierda y desairar a Desábaro. Esa acción terminó de empujar a Estudiantes contra la valla de Migliore, conducido por 20 minutos fenomenales de Correa, a quien sólo podían frenar con faltas, y por la tenue levantada de Román Martínez.

El descuento era una breva al caer. Lo anuló el árbitro por supuesta falta en una pelota quieta –de la cabecera no se apreció-, en otra no entró por centímetros, y a los 26’, un balón robado en tres cuarto de cancha deriva para Carrillo, que encara derechito y le mete el fierrazo bajo al parante derecho, inatajable para Migliore.

Rosales ya jugaba por Aguirregaray, el envión anímico coincidía con un dominio claro de la visita, y justo allí el rojo y blanco se queda sin su as de espadas, pues el 10 tucumano funde bielas para dejarle su lugar a Damonte. Sin embargo lo seguiría buscando, y en su única intervención positiva, Vera le amaga a su marcador, lo deja parado y pifia el bombazo de la igualdad.

Al final, Navarro “hizo tiempo” en dos saques de meta. Tácitamente, trasmitía su fe ciega para lo que estaba por venir. Y el delirio, lleno de lágrimas para quienes en ese mismo Centenario presenciamos aquella derrota contra Nacional por el penal marrado por Centurión, terminó por apoderarse de una noche mágica con aire de verano, apretujando al plantel junto al alambrado para bailar con la hinchada al compás de la tarantela. 
Salutti 

P u n t a j e s

Hilario Navarro: 9 

Jara: 4 
Schunke: 4 
Desábato: 5 
Aguirregaray: 3 
Auzqui: 6 
Gil Romero: 6 
Román Martínez: 4 
Correa: 7 
Carrillo: 7 
Vera: 3 

Cerutti: 5 
Rosales: 6
S


Hilario Navarro

Leonardo Jara     Jonatan Schhunke     Leandro Desábato     Matías Aguirregaray

Carlos Auzqui     Gastón Gil Romero     Román Martínez     Joaquín Correa

Diego Vera     Guido Carrillo


DT: Mauricio Pellegrino

Estadio: Centenario (URU)
Árbitro: Leandr* Vuaden (Brazuca botón)
Hora: 19:00
.

Una parda que todos firmábamos en el descanso

Por Marble Arch:

Estudiantes terminó festejando un empate inmerecido en su visita a Banfield, gracias al oportunismo de su goleador luego de un centro del ingresado Rosales –“Maxi” Oliva para el impresentable relator oficial…-, anticipando de arriba a su marcador para frentearla de pique al piso. 

Roman Martínez era la otra variante del expulsado Pellegrino, y junto a los dos jugadores citados en el primer párrafo, demostraron que la jerarquía individual suele prevalecer sobre los esquemas


La versión del muletto había sido inocua. Con enormes problemas en la zaga, donde Presentado erraba la mayoría de los cruces, los laterales mostraban tanto ímpetu para la proyección como flojera para marcar –Bertolo se hizo un picnic- y Ré intentaba apagar los incendios en base a su oficio. 


Claro, los hombres locales llegaban libres a tres cuarto de cancha porque el doble cinco conformado por Prediger y el Chino Benítez no paraba a nadie, y el debutante Orihuela se iba apagando después de haber arrancado con pinta de comerse los chicos crudos. Por la banda de enfrente, paradójicamente, Graciani construía su mejor tarea en el León, rematando apenas desviado en el comienzo del partido, desbordando varias veces y cediéndole de cabeza una linda pelota a Carrasco; éste, al igual que Cerutti –se iría a los 84’ por doble amarilla-, pasaron casi inadvertidos, salvo un derechazo fuerte de Mauricio conjurado por el arquero local. 


En ese esquema, el Taladro comenzó a dominar claramente desde los 20’, y al ponerse en ventaja lo merecía con creces. Por enésima vez, el gol contó con la complicidad de Silva –un flan para los balones aéreos-, quien choca en el salto con el paraguayo Salcedo, pierde el control y no llega a tapar a Terzaghi. 


En el complemento, hasta los reemplazos, el trámite continuaba inamovible. Con los de Almeyda toqueteando de la mano de Erviti, acarreando peligro –Silva sacó una contra el poste que iba adentro-, y la escuadra albirroja refugiada en las propias limitaciones de una formación permeable en la defensa e inerme de cara al área rival. 


Pero el 9 de Magdalena entró confiado, pareció contagiar a sus compañeros y con Román, en un cuarto de hora, gravitaron mucho más que el resto en todo el encuentro. Ese pedacito le bastó al Pincha para traerse un punto, bastante valioso por cómo vino la mano. Y subrayó el marcado desnivel existente entre los titulares y los suplentes. 


                                                                                                                                                     Salutti 


Puntajes 
Silva: 3 
Oliva: 4 
Presentado: 3 
Ré: 5 
Aguirregaray: 4 
Orihuela: 4 
Prediger: 2 
Benítez: 3 
Graciani: 5 
Carrasco: 4 
Cerutti: 3 

Rosales: 6 
Carrillo: 7 
Román Martínez: 6



S


Agustín Silva

Mauricio Rosales     Matías Presentado     Germán Ré     Maximiliano Oliva

Gabriel Graciani     Sebastián Prediger     Leandro Benítez     Matías Orihuela

Ezequiel Cerutti     Mauricio Carrasco

DT: Mauricio Pellegrino

Estadio: Florenci* S*la Banfield
Árbitro: Silv* Trucc* (botón)
Hora: 15:00
.

FELICES 46 AÑOS CAMPEÓN DEL MUNDO!


Clic en la imagen para ampliar y disfrutar
.
"Estudiantes, legítimo campeón del mundo”, tituló EL DIA para plasmar la proeza histórica que coronó al equipo albirrojo, aquel recordado octubre, en el estadio Old Trafford de Manchester. El logro hizo vibrar intensamente a la Ciudad, pero también se palpitó en toda la República. La historia da cuenta de que Estudiantes le había ganado 1 a 0 al Manchester United, en la “Bombonera”, y que la final en Inglaterra sería una misión difícil. Ante 60.000 ingleses que no pararon de gritar durante todo el partido, Poletti, Malbernat, Aguirre Suárez, Madero, Medina, Bilardo, Pachamé, Togneri, Ribaudo, Conigliaro y Verón inscribieron sus nombres en la historia del fútbol mundial y nacional. “En su empate con Manchester lució calidad y entereza”, fue otro de los títulos del histórico ejemplar. “Todo el estruendo, todo el bullicio, toda la alegría que es posible imaginar y mucho más aún, desbordó en las calles”, se leía en artículo titulado “No hubo en la Tierra ciudad más feliz que La Plata”.
.

Clima copero de agonía, eso que el Pincha sabe bien

ESTUDIANTES (ARG) 2
PEÑAROL (URU) 1

por Marble Arch

Un partido tremendo desde lo emotivo. Con Estudiantes metiéndole mucha intención de movida, errando la apertura en una apenas ancha de Vera al minuto nomás, y poniéndose en ventaja a los 11’ con una joyita de Correa, quien utiliza la subida de Aguirregaray a modo de falso pase, engancha hacia dentro y de afuera del área se la clava cerca de la rinconera derecha de Migliore.

En esos 30’ iniciales el bravo Peñarol se veía desbordado, sin brújula. Pudo aumentarlo el León en una avivada de Vera al apurar un lateral, Carrillo se va solito, debajo del arco la cede para atrás y Auzqui, de frente a la valla, le pifia al balón. Hubo una de Correa por arriba del horizontal, de posición letal, al recibir el rebote de una cortada de Román. Otra fuerte de Guido, rechazada por el Loco para que Vera no la encuentre por centímetros en su atropellada. Y un elocuente dominio general, aunque Auzqui y Vera –bastante errático- no sintonizaban la onda, mientras Correa preocupaba en cada arranque y Román se convertía en eje, manejando el esférico para uno y otro lado con inteligencia.

Pero hacia el final de la primera etapa, cuando la visita tomó oxígeno, empezó a mostrar parte de su famita montevideana. Con la experiencia de algunos veteranos que saben cuatro letras le fue tomando la vuelta a su oponente, se adelantó 20 metros en la cancha y descansó en el vestuario convencido de haber hallado la llave para el complemento, agradeciendo de paso los goles errados por el local.

Además, el ingreso de Estoyanoff por nuestro conocido Palote Olivera, as escondido en la manga de Fosatti, resultaría gravitante en el desarrollo. En la primera que tocó desparramó a la defensa, sacando un zurdazo desviado por poco. Y antes de los 20’, le dio con un fierro en un tiro libre regalado por Auzqui, que increíblemente el Pincha defiende con sólo dos hombres en la barrera, para desatar la euforia de la conmovedora hinchada manya.

Pellegrino metió a Cerutti por Auzqui, en demorada variante sin demasiado efecto. Y los carboneros, chochos con el “vale doble”, pararon un 5-4-1 para apostar al contragolpe. Casi desnivelan en una par de ocasiones; sobremanera tras una mala cesión de Román a Gil Romero, aprovechada por Zelayeta para armar una réplica filosa que acabó rozando el poste de Hilario tras el disparo de un compañero.

Jugado a imponerse sí o sí, el albirrojo tuteó la desesperación acentuada por el reloj. Con infracciones innecesarias, pases equivocados y abuso del ollazo para lucimiento de la segura zaga yorugua. Dependía de la inspiración de Correa, y después de su taco hermoso en pared con Vera, el tucumano, libre en posición de ocho, la reventó por encima del travesaño.

Ya corría el descuento y el empate parecía juzgado. Hasta que Aguirregaray, una de las figuras del cierre por su temple no obstante los yerros cometidos, ensaya una gambeta para fabricar un dudoso penal al provocar que Sandoval se lo lleve semi-puesto.

Y el 9 de Magdalena, con infinita templanza para una instancia negada al titubeo, cambia la falta por el 2 a 1 imprescindible para cruzar el charco con un semblante diferente. Porque la parda era injusta, y paradójicamente, no lo era la igualdad de Peñarol, hábil como varios rivales del último bimestre estudiantil para usufructuar al máximo sus vacilaciones.

Carrillo, al acomodarla con tranquilidad a la izquierda de Migliore, reafirmó un tácito compromiso con la mística copera, acaso mostrando el camino para volver a creer.
Salutti
P u n t a j e s

Hilario: 5
Jara: 5
Schunke: 5
Desábato: 6
Aguirregaray: 6
Auzqui: 3
Gil Romero: 5
Román Martínez: 6
Correa: 8 
Vera: 5
Carrillo: 7
Cerutti: 5

.

NO SE OLVIDEN...

NO SE OLVIDEN...

I´ll Survive

)

Memoria y Balance Club Estudiantes de La Plata / Junio 2012

Plantamos bandera!

TIERRA DE CAMPEONES

Homenaje a Caloi

Homenaje a Caloi
Gracias Revista Animals! / clik en la imágen para ampliar.

Wallpaper por Estudiantes

Wallpaper por Estudiantes
Si les apetece, pueden descargarlo haciendo click y podrán verlo en mayor definición.

Entrevista Don Osvaldo Zubeldía