ESTUDIANTISMO - MANGANISMO - ZUBELDISMO - BILARDISMO - SABELLISMO

.

.

Una parda que todos firmábamos en el descanso

Por Marble Arch:

Estudiantes terminó festejando un empate inmerecido en su visita a Banfield, gracias al oportunismo de su goleador luego de un centro del ingresado Rosales –“Maxi” Oliva para el impresentable relator oficial…-, anticipando de arriba a su marcador para frentearla de pique al piso. 

Roman Martínez era la otra variante del expulsado Pellegrino, y junto a los dos jugadores citados en el primer párrafo, demostraron que la jerarquía individual suele prevalecer sobre los esquemas

La versión del muletto había sido inocua. Con enormes problemas en la zaga, donde Presentado erraba la mayoría de los cruces, los laterales mostraban tanto ímpetu para la proyección como flojera para marcar –Bertolo se hizo un picnic- y Ré intentaba apagar los incendios en base a su oficio. 

Claro, los hombres locales llegaban libres a tres cuarto de cancha porque el doble cinco conformado por Prediger y el Chino Benítez no paraba a nadie, y el debutante Orihuela se iba apagando después de haber arrancado con pinta de comerse los chicos crudos. Por la banda de enfrente, paradójicamente, Graciani construía su mejor tarea en el León, rematando apenas desviado en el comienzo del partido, desbordando varias veces y cediéndole de cabeza una linda pelota a Carrasco; éste, al igual que Cerutti –se iría a los 84’ por doble amarilla-, pasaron casi inadvertidos, salvo un derechazo fuerte de Mauricio conjurado por el arquero local. 

En ese esquema, el Taladro comenzó a dominar claramente desde los 20’, y al ponerse en ventaja lo merecía con creces. Por enésima vez, el gol contó con la complicidad de Silva –un flan para los balones aéreos-, quien choca en el salto con el paraguayo Salcedo, pierde el control y no llega a tapar a Terzaghi. 

En el complemento, hasta los reemplazos, el trámite continuaba inamovible. Con los de Almeyda toqueteando de la mano de Erviti, acarreando peligro –Silva sacó una contra el poste que iba adentro-, y la escuadra albirroja refugiada en las propias limitaciones de una formación permeable en la defensa e inerme de cara al área rival. 

Pero el 9 de Magdalena entró confiado, pareció contagiar a sus compañeros y con Román, en un cuarto de hora, gravitaron mucho más que el resto en todo el encuentro. Ese pedacito le bastó al Pincha para traerse un punto, bastante valioso por cómo vino la mano. Y subrayó el marcado desnivel existente entre los titulares y los suplentes. 

                                                                                                                                                     Salutti 

Puntajes 
Silva: 3 
Oliva: 4 
Presentado: 3 
Ré: 5 
Aguirregaray: 4 
Orihuela: 4 
Prediger: 2 
Benítez: 3 
Graciani: 5 
Carrasco: 4 
Cerutti: 3 

Rosales: 6 
Carrillo: 7 
Román Martínez: 6



S


Agustín Silva

Mauricio Rosales     Matías Presentado     Germán Ré     Maximiliano Oliva

Gabriel Graciani     Sebastián Prediger     Leandro Benítez     Matías Orihuela

Ezequiel Cerutti     Mauricio Carrasco

DT: Mauricio Pellegrino

Estadio: Florenci* S*la Banfield
Árbitro: Silv* Trucc* (botón)
Hora: 15:00
.

FELICES 46 AÑOS CAMPEÓN DEL MUNDO!


Clic en la imagen para ampliar y disfrutar
.
"Estudiantes, legítimo campeón del mundo”, tituló EL DIA para plasmar la proeza histórica que coronó al equipo albirrojo, aquel recordado octubre, en el estadio Old Trafford de Manchester. El logro hizo vibrar intensamente a la Ciudad, pero también se palpitó en toda la República. La historia da cuenta de que Estudiantes le había ganado 1 a 0 al Manchester United, en la “Bombonera”, y que la final en Inglaterra sería una misión difícil. Ante 60.000 ingleses que no pararon de gritar durante todo el partido, Poletti, Malbernat, Aguirre Suárez, Madero, Medina, Bilardo, Pachamé, Togneri, Ribaudo, Conigliaro y Verón inscribieron sus nombres en la historia del fútbol mundial y nacional. “En su empate con Manchester lució calidad y entereza”, fue otro de los títulos del histórico ejemplar. “Todo el estruendo, todo el bullicio, toda la alegría que es posible imaginar y mucho más aún, desbordó en las calles”, se leía en artículo titulado “No hubo en la Tierra ciudad más feliz que La Plata”.
.

Clima copero de agonía, eso que el Pincha sabe bien

ESTUDIANTES (ARG) 2
PEÑAROL (URU) 1

por Marble Arch

Un partido tremendo desde lo emotivo. Con Estudiantes metiéndole mucha intención de movida, errando la apertura en una apenas ancha de Vera al minuto nomás, y poniéndose en ventaja a los 11’ con una joyita de Correa, quien utiliza la subida de Aguirregaray a modo de falso pase, engancha hacia dentro y de afuera del área se la clava cerca de la rinconera derecha de Migliore.

En esos 30’ iniciales el bravo Peñarol se veía desbordado, sin brújula. Pudo aumentarlo el León en una avivada de Vera al apurar un lateral, Carrillo se va solito, debajo del arco la cede para atrás y Auzqui, de frente a la valla, le pifia al balón. Hubo una de Correa por arriba del horizontal, de posición letal, al recibir el rebote de una cortada de Román. Otra fuerte de Guido, rechazada por el Loco para que Vera no la encuentre por centímetros en su atropellada. Y un elocuente dominio general, aunque Auzqui y Vera –bastante errático- no sintonizaban la onda, mientras Correa preocupaba en cada arranque y Román se convertía en eje, manejando el esférico para uno y otro lado con inteligencia.

Pero hacia el final de la primera etapa, cuando la visita tomó oxígeno, empezó a mostrar parte de su famita montevideana. Con la experiencia de algunos veteranos que saben cuatro letras le fue tomando la vuelta a su oponente, se adelantó 20 metros en la cancha y descansó en el vestuario convencido de haber hallado la llave para el complemento, agradeciendo de paso los goles errados por el local.

Además, el ingreso de Estoyanoff por nuestro conocido Palote Olivera, as escondido en la manga de Fosatti, resultaría gravitante en el desarrollo. En la primera que tocó desparramó a la defensa, sacando un zurdazo desviado por poco. Y antes de los 20’, le dio con un fierro en un tiro libre regalado por Auzqui, que increíblemente el Pincha defiende con sólo dos hombres en la barrera, para desatar la euforia de la conmovedora hinchada manya.

Pellegrino metió a Cerutti por Auzqui, en demorada variante sin demasiado efecto. Y los carboneros, chochos con el “vale doble”, pararon un 5-4-1 para apostar al contragolpe. Casi desnivelan en una par de ocasiones; sobremanera tras una mala cesión de Román a Gil Romero, aprovechada por Zelayeta para armar una réplica filosa que acabó rozando el poste de Hilario tras el disparo de un compañero.

Jugado a imponerse sí o sí, el albirrojo tuteó la desesperación acentuada por el reloj. Con infracciones innecesarias, pases equivocados y abuso del ollazo para lucimiento de la segura zaga yorugua. Dependía de la inspiración de Correa, y después de su taco hermoso en pared con Vera, el tucumano, libre en posición de ocho, la reventó por encima del travesaño.

Ya corría el descuento y el empate parecía juzgado. Hasta que Aguirregaray, una de las figuras del cierre por su temple no obstante los yerros cometidos, ensaya una gambeta para fabricar un dudoso penal al provocar que Sandoval se lo lleve semi-puesto.

Y el 9 de Magdalena, con infinita templanza para una instancia negada al titubeo, cambia la falta por el 2 a 1 imprescindible para cruzar el charco con un semblante diferente. Porque la parda era injusta, y paradójicamente, no lo era la igualdad de Peñarol, hábil como varios rivales del último bimestre estudiantil para usufructuar al máximo sus vacilaciones.

Carrillo, al acomodarla con tranquilidad a la izquierda de Migliore, reafirmó un tácito compromiso con la mística copera, acaso mostrando el camino para volver a creer.
Salutti
P u n t a j e s

Hilario: 5
Jara: 5
Schunke: 5
Desábato: 6
Aguirregaray: 6
Auzqui: 3
Gil Romero: 5
Román Martínez: 6
Correa: 8 
Vera: 5
Carrillo: 7
Cerutti: 5

.

La-pi-da-rio e inaceptable

ESTUDIANTES LP 0
RACING CLUB 4

por Marble Arch

Fue un compendio del horror. Sin respuestas individuales ni grupales a excepción de Cerutti, quien se robó el aplauso unánime en cada arranque, por su caudal de ganas, por estar a la altura del compromiso incluso cuando la humillante derrota se consumaba.

Vapuleado por Racing Club en su propia casa, el Pincha comenzó a tocar fondo varias fechas atrás, al conseguir puntos sin jugar a nada. Preocupó contra Huracán. Y ahora nos hizo recordar a las viejas épocas de Ramos Delgado, o a la más cercana de Berizzo: un equipo sin patrón ni ideas, desordenado a lo largo y a lo ancho del terreno, débil e inseguro, pero además sin alma

Con errores y actitud inconcebibles para jugadores profesionales. E indignos de ese conmovedor apoyo de la tribuna en pleno y catastrófico 0-4. Que no era un tributo al desastre observado, sino más bien un grito de fidelidad a los colores, de amor eterno a la camiseta, o el arte de profesar la fe sin saber muy bien la fe en qué.

La visita no fue una “Academia” de fútbol. Tuvo la oportunidad de golpear temprano a su rival, a 7’ del comienzo, y con la peinada de Milito para doblegar la débil resistencia de Silva lo desmoronó, desnudando sus inmensas falencias de andamiaje.

No obstante los dientes apretados de Jara, los laterales marcan y se proyectan mal. Los centrales hacen agua, con una nochecita de Schunke para olvidar pronto, auxiliado en el tren fantasma por el ocaso del Colorado Ré. Lo de Gil Romero es de diván, porque levanta la cabeza y se la da mansita a los contrarios. La lentitud de Prediger exaspera tanto como su tendencia a jugarla para atrás. A esta altura, de Graciani no vale la pena ni opinar, aunque en el primer tiempo amagó con despertar de su letargo, para luego sumergirse en la absoluta intrascendencia. Auzqui se contagia del loquero. Y la joyita, Correa, devalúa su target paso a paso pues no conduce, no crea, toquetea lejos, ensaya gambetitas estériles, pide foules inexistentes y pocas veces genera la verticalidad necesaria para desequilibrar. Sin embargo, ante el colapso, el DT no reacciona.

En el banco estaban Viruta Vera y Carrasco, ingresados en el complemento para pasar casi desapercibidos; y Román Martínez, cuya entrada a los 72’ suena tan ridícula como preservar a determinados nombres para que al partido siguiente no la toquen.

El 0-2 sobrevino de una serie encadenada de distracciones, tal vez imposibles de lograr si se practicaran para realizarlas adrede. Y las manitos de manteca de Silva terminaron de dejársela servida a la racha de Bou.

Los otros dos tantos visitantes, plasmados en rápidos contrataques, acentuaron los serios desacoples de una zaga donde no se conjugan los verbos relevar y cubrir: parecía un equipo de la Liga Amateur Platense –en algunos de ellos hay trabajo…-, y los de Cocca contaron hasta cuatro para terminar haciéndole precio a un León enjaulado en su impotencia.

Bajaban murmullos de la platea y de las populares, pues resultaba difícil digerir semejante bodrio. La sensación de nulidad era tan aplastante que no pisaba con riesgo el área adversaria, ni cabía siquiera la posibilidad de descontar.

Y al final, aquel compromiso de su gloriosa gente acabo por ponerle a la goleada un emotivo marco melodramático que sintetiza la pasión genética del hincha albirrojo: no me importa una mierda porque al Pincha lo quiero. ¿A estos jugadores les importa?

Fuera de la Copa Argentina, el Tetra también se despidió del certamen doméstico en la velada sabatina gracias a su superproducción del espanto, y aquellas declaraciones de “tenemos material para pelear en los tres frentes” quedan apenas reducidas a la última bola de la Sudamericana. La cabeza de Pellegrino podría viajar implícita en esa ficha. Que paga mucho en las apuestas de la web.
Salutti 
P u n t a j e s
Silva: 1 
Jara: 4 
Ré: 2 
Schunke: 2 
Oliva: 3 
Graciani: 2 
Gil Romero: 2 
Prediger: 3 
Correa: 3 
Auzqui: 4 
Cerutti: 6 
Vera: 4 
Carrasco: 3
S


Agustín Silva

Leonardo Jara     Germán Ré     Jonathan Schunke     Maximiliano Oliva

Carlos Auzqui   Gastón Gil Romero   Sebastián Prediger     Román Martínez

Ezequiel Cerutti     Diego Vera


DT: Mauricio Pellegrino

Estadio: Ciudad de La Plata
Árbitro: Sa*l Lavern* (botón)
Hora:20:30
.

NO SE OLVIDEN...

NO SE OLVIDEN...

I´ll Survive

)

Memoria y Balance Club Estudiantes de La Plata / Junio 2012

Plantamos bandera!

TIERRA DE CAMPEONES

Homenaje a Caloi

Homenaje a Caloi
Gracias Revista Animals! / clik en la imágen para ampliar.

Wallpaper por Estudiantes

Wallpaper por Estudiantes
Si les apetece, pueden descargarlo haciendo click y podrán verlo en mayor definición.

Entrevista Don Osvaldo Zubeldía